Un premio con solera

En 2004 Venezuela ya contaba con un representante en el Salón de la Fama de Cooperstown, dos decenas de guantes de oro, un Jugador Más Valioso en el Juego de Estrellas, un líder bate de la Liga Nacional y varios jonroneros con 40 o más estacazos de vuelta completa por temporada.

Ese año, Lineup Internacional planteó la realización de este proyecto; era hora de llenar un vacío en el beisbol criollo. Era tiempo de crear el premio Luis Aparicio.

El galardón es, a la vez, un homenaje permanente al primer inmortal venezolano en el beisbol mayor y una distinción que celebra cada año a lo mejor de la expedición nacional en las mayores.

Al finalizar cada temporada, un centenar de periodistas, narradores y comentaristas en Venezuela, Estados Unidos, Canadá y el Caribe (pues también participan los analistas de habla hispana que cubren la acción en la gran carpa) evalúan el desempeño de los herederos de Aparicio, a fin de elegir, en amplia votación, al que merece pasar a formar parte de la lista que comenzó Johan Santana, la temporada de su primer trofeo Cy Young.

Major League Baseball ha dado su bendición al premio desde sus inicios.

Así, es costumbre que antes del segundo encuentro de cada Serie Mundial se emita un comunicado oficial, dando fe del resultado de la elección.

Todo en el premio Luis Aparicio es un homenaje al legendario ex campocorto. Y a través de Aparicio, es un homenaje a lo mejor de Venezuela en el deporte favorito de nuestro país.

EL TROFEO

El escultor Nelson García Mujica es el creador de la estatuilla que distingue el premio Luis Aparicio. García nació en Caracas, en 1943, y desde 1969 ha participado en exposiciones y colectivas junto con otros artistas plásticos.

Es autor de las estatuillas que celebran a los inmortales del Salón de la Fama y Museo del Beisbol en Venezuela.

En su búsqueda del trofeo ideal, propuso una imagen de Aparicio “con total esfuerzo del cuerpo, para lograr la gran atrapada, con la V de Victoria y de Venezuela en el uniforme”, como él mismo explica.

Hecha en bronce, su altura es de 41 centímetros y su peso es de 4 kilogramos, aproximadamente, incluyendo también su base de mármol travertino de forma rectangular, que mide 14 centímetros de ancho, por 18 de profundidad y 1,5 de espesor. La base, en la parte delantera, tiene un corte biselado de 5 centímetros, para identificar el premio y al ganador de cada año.